El Punto H

Si hay algún lugar que pueda considerarse el punto H masculino o también conocido como punto G, se encuentra 4 dedos arribos del perineo hasta el ano. Para satisfacerlo comienza por la próstata, de ahí que el masaje prostático, se vaya convertido en una socorrida herramienta para obtener o mejor dicho multiplicar el placer masculino. A veces de manera externa, a través del perineo; la zona se encuentra entre el ano y los testículos, pero de forma más sencilla.

A través de la penetración que puede llevarse a cabo de muy distintas maneras según gustos, inclinaciones o preferencias.

Todo mito requiere de sus evangelistas, en este caso las revistas, medios destinados a la sexualidad, al bienestar o al mero disfrute entre las sabanas.

 

Imagen relacionada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *